Este libro trata principalmente del pueblo de Catharus y sus ciudadanos, y el lector descubrirá en sus páginas mucho del carácter y un poco de la historia de este pueblo. Catharus es un pueblo sencillo y muy trabajador que ama la paz y la tranquilidad, pero además, un pueblo que no olvida todo el daño que ha sufrido por parte del Reino Constitucional de Uros, un daño que no olvidará nunca. Un pueblo que ya no confía, ni en los Papanuts ni en los Urcos. El eterno y perenne conflicto reflejado en esta espectacular historia, nos muestra un pueblo frío y opresor que no deja de recortar las libertades de los ciudadanos de Catharus.

La libertad de un pueblo es la suma de las libertades de sus ciudadanos.

Creo que son tiempos en que no se puede ser ambiguo y en que realmente la historia requiere de nuestro valor y coraje como antagonismo a la cobardía y el miedo que quieren inocularnos.

¡Ni olvido, ni perdón!